Pan de quinoa sin gluten

4.4
(7)

El pan es un alimento universal, versátil, delicioso y generalmente accesible; su empleo tan variado inspira muchas recetas. El pan reconforta a grandes y chicos y muy pocos se resisten a no degustar unas crocantes tostas, a no saborear las sublimes bruschettas o no caer tentados antes los sustanciosos sándwiches. Actualmente, el pan ya no es solo agua, harina, sal y fermento, sino mucho más; existen alternativas muy saludables como el Pan de quinoa sin gluten.

Y claro, ya sabemos que con el tiempo las recetas para elaborar pan han ido cambiando; e incorporando otros ingredientes que no son la base de su origen. Y no hay porque alarmarse, somos seres flexibles e innovadores; y por eso, para variar, potenciar el sabor y aportar mayores nutrientes, al pan se le adiciona desde huevo, grasa y leche, hasta semillas súper saludables como la quinoa y la chía. Y es que, como opción al pan, ya existen ricas alternativas con estas dos semillas y sin gluten.

Pan de quinoa sin gluten

Receta de pan de quinoa (sin gluten) 🍞

Esta receta se elabora sin harina de trigo, ni de otro cereal. Sus ingredientes de base son la poderosa quinoa y la maravillosa chía, junto a otros ingredientes que crean una masa densa. Si estás comenzando a incluir el consumo de quinoa y chía en tu dieta, es el momento perfecto para que elabores nuestra deliciosa receta. Al momento de la degustación puedes tostar un poco cada rebanada y acompañas con aove, ajo y queso u otros al gusto.

Ingredientes para el pan

60g de chía cruda

300g de quinoa cruda

½ taza de agua

½ cucharadita de sal

½ cucharadita de bicarbonato

¼ de taza de aceite de oliva

1 limón

1 cucharada de semillas mixtas -ajonjolí, girasol, amapolas u otras al gusto

Preparación previa

  1. La noche anterior lava abundantemente la quinoa con agua fresca, cuela y colócala en un envase con suficiente agua que la cubra; tápala y deja remojando dentro del refrigerador.
  2. Al momento de usarla elimina toda el agua del remojo.
  3. Igualmente, la noche anterior coloca la chía en un envase con ½ taza de agua, tapa y deja rehidratar dentro del refrigerador; al momento de usarla debe tener una consistencia pastosa.
  4. Seguidamente, coloca en el procesador de alimento la quinoa bien escurrida, la chía, ½ taza de agua, el aceite de oliva, sal, bicarbonato y el zumo de ½ limón recién exprimido.
  5. Procesa por un tiempo total de 3 minutos, haciendo un alto entre cada minuto para remover y unificar la mezcla; de esta forma te aseguras de que la quinoa no se quede en los costados.
  6. Al finalizar el tiempo debe resultar una mezcla densa, con presencia de trozos de quinoa e incluso de chía.
  7. Enciende el horno y gradúa a 160°C
  8. A continuación, engrasa ligeramente un molde rectangular con capacidad para 1,5 litros y cúbrelo con papel para hornear, que también debes engrasar completamente.
  9. Añade la mezcla de semillas y nivela toda la superficie; ahora esparce por encima las semillas mixtas y lleva al horno por aproximadamente 1 y ½ hora. En este punto ten en cuenta que, aunque por regla general ese es el tiempo de cocción, cada horno funciona de forma diferente.
  10. Al terminar el proceso de horneado retira el molde del horno y deja reposar el pan de quinoa sin gluten por 30 minutos.
  11. Después, ayudándote con el papel para hornear, toma con tus manos el papel por los extremos largos y sácalo del molde con sumo cuidado.
  12. Estando el pan todavía dentro del papel, colócalo sobre una rejilla y permite que se enfríe completamente.

Como esta preparación no contiene ningún tipo de harina, es muy delicada; y si la cortas o manipulas en caliente, se destrozará. Así que deja enfriar totalmente el pan y luego rebana en láminas delgadas.

Al momento de servir rebana delicadamente y acompaña con mermelada casera de frutas, algún tipo de antipasto, encurtido de vegetales u otras preparaciones al gusto.

¿Te ha gustado? Tu opinión es importante para nosotros

¡Haz clic en los corazones!

Puntuación 4.4 / 5. Votos Totales: 7

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario