Receta guiso de garbanzos y quinoa

3
(2)

Las preparaciones sustanciosas, nutritivas y suculentas son las que nos inspiran y ayudan a cuidar nuestro organismo. Y entre esas recetas se encuentra el reconfortante guiso de garbanzos y quinoa; un platillo que te permite obtener muchos de los elementos reconstituyente que necesitamos. Porque sabemos que la quinoa es una proteína vegetal muy digestiva que no contiene gluten; y que los garbanzos nos aportan hidratos de carbono de absorción lenta y también mucha fibra.

Además, nuestro reconfortante guiso de garbanzos y quinoa incluye cúrcuma, un poderoso antioxidante que contiene propiedades antinflamatorias y anticancerígenas comprobadas. Y, aunque nuestra preparación es muy sencilla y humilde, es muy poderosa en nutrientes. Por eso, te sugerimos que aproveches el fin de semana y elabores una buena cantidad de este sabroso guiso. Luego, lo reservas por raciones y lo usas en los días de afán, para garantizar una buena nutrición.

guiso de garbanzos y quinoa

Reconfortante guiso de garbanzos y quinoa

El guiso de garbanzos y quinoa es un plato saludable, contundente y que ocupa ingredientes que comúnmente tenemos a mano. Así que, pongamos manos a la quinoa y lavémosla meticulosamente para eliminar correctamente las saponinas y unámosla a unos suaves garbanzos previamente cocidos. Incluyamos algunas verduritas y especias sazonadoras que elevarán este plato de nivel; seguro tu cuerpo te agradecerá sentir el confort al degustar este delicioso potaje casero.

Ingredientes

3 tazas de quinoa cocida –previamente bien enjuagada y escurrida-

400g de garbanzos previamente cocidos

2 zanahorias grandes

1 cebolla grande

1 ½ cucharadita de cúrcuma fresca rallada

½ cucharadita de pimienta negra

1 cucharita de comino ligeramente tostado y molido

5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Sal al gusto

Preparación

  1. Corta las zanahorias y la cebolla en juliana, coloca una sartén a fuego medio y cuando esté caliente agrégale un chorrillo de aceite.
  2. De inmediato, adiciona la cebolla picada y sofríe removiendo ocasionalmente hasta que se observe transparente.
  3. En este punto agrega las julianas de zanahoria y continúa removiendo hasta que estén suave; si lo crees necesario podrías añadir pequeñas porciones de agua durante el proceso para que la zanahoria no se pegue.
  4. Cuando las verduras estén tiernas agrega la cúrcuma, el comino, la pimienta recién molida, sal al gusto y mezcla para integrar los sabores.
  5. Seguidamente, añade la quinoa y también los garbanzos; sigue mezclando para que la preparación vaya tomando gusto.

¿Te ha gustado? Tu opinión es importante para nosotros

¡Haz clic en los corazones!

Puntuación 3 / 5. Votos Totales: 2

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario