Ensalada de Lentejas y Quinoa

4.3
(20)

Hola a tod@s, y siguiendo la ruta de una alimentación nutritiva, sabrosa y muy práctica, nuestra receta de hoy combina dos súper alimentos deliciosos, ensalada de lentejas y quinoa (nuestra estrella culinaria). Por un lado, las lentejas, que contienen, entre otros nutrientes, una alta concentración de molibdeno; mineral que nos ayuda a procesar de forma óptima las proteínas y eliminar toxinas del cuerpo. Y por otro, la maravillosa quinoa, muy rica en hierro y con un buen aporte de fibra. Así que disfruta de tu rica ensalada de lentejas y quinoa.

Existen dos clases de hierro; el hemo, que lo obtenemos al ingerir proteína animal y es muy fácil de absorber. Y el hierro no hemo, proveniente de la proteína vegetal y que no es sencillo de absorber por nuestro cuerpo. Sin embargo, con la ayuda de la vitamina C, podemos potenciar la absorción del hierro de origen vegetal. Por eso, nuestra receta de ensalada de lentejas y quinoa está aderezada con zumo de limón, y es ideal para recuperar las energías.

Receta de Ensalada de Lentejas y Quinoa

Ensalada de lentejas y quinoa

Nuestra receta es muy fácil y práctica, porque al unir estos dos súper alimentos en un solo plato ahorras tiempo, te alimentas muy bien y evitas comer en exceso, porque las lentejas y la quinoa son alimentos muy saciantes.

Ingredientes de esta deliciosa ensalada

100g de quinoa

100g de lentejas cocidas

1 pimiento verde

1 tomate

Aceitunas negras

1 taza de maíz dulce

½ cebolla

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Pimienta

1 limón

Preparación, ¡manos a la obra!

  1. Si tienes lentejas cocidas y secas de alguna otra preparación, puedes usarlas. Si no, es muy fácil hacerlas, porque actualmente existen variedades de lentejas que no requieren remojo. Sencillamente, las lavas y pones a cocinar en agua con sal; junto con una hoja de laurel u otra especia a gusto, para potenciar su sabor.
  2. Cuando estén tiernas (evita que se deshagan) las retiras del fuego, escurres el exceso de agua y las dejas enfriar para elaborar la ensalada.
  3. En cuanto a la quinoa, esta se prepara de forma básica, al igual que un arroz, previamente lavada y escurrida. Cuando la semilla esté transparente, la retiras y escurre cualquier resto de líquido; luego la extiendes sobre una bandeja para que se enfríe rápidamente.
  4. Mientras las lentejas y la quinoa enfrían, lava, desinfecta y corta el tomate en cuadritos pequeños y repite el proceso con el pimiento. Corta la cebolla en brunoise
  5. Coloca en un bol las lentejas y la quinoa, adiciona los cubitos de tomate, los de pimientos y la cebolla; estos le aportarán el hermoso color a la ensalada.
  6. Seguidamente, corta a la mitad las aceitunas o si deseas, en cuadritos, para que se integren mejor. También puedes colocarlas enteras si es tu gusto.
  7. Ahora, agrega al bol el maíz tierno, que le añadirá un toque dulce y crujiente que equilibrará los sabores.
  8. Remueve todo suavemente y sazona con el zumo del limón recién exprimido, un chorrillo de aceite, sal y pimienta al gusto.

Escoge una bella ensaladera y traspasa la preparación allí. Puedes servir de inmediato o mejor refrigerar un par de horas para que los sabores se unifiquen y potencien.

¿Te ha gustado? Tu opinión es importante para nosotros

¡Haz clic en los corazones!

Puntuación 4.3 / 5. Votos Totales: 20

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario