Arroz con leche, quinoa y frutos rojos

3.3
(6)

El arroz con leche es un rico postre casero, una golosina que transporta a muchos a su niñez; pues son las abuelas que transforman ingredientes comunes y sencillos en una delicia para consentir a pequeños y grandes. Se cree que su origen es asiático y que llegó a Europa debido a las invasiones e intercambios comerciales; luego, por motivo de las colonizaciones, el arroz con leche sedujo a las Américas. Nuestra receta de hoy es una variante más nutritiva: arroz con leche, quinoa y frutos rojos.

Y es que, el arroz blanco que comúnmente se utiliza para elaborar este rico postre tiene menos fibra en relación con el arroz integral. Por eso, el uso de la quinoa complementa con grandes ventajas esa carencia de fibra; también potencia el aporte de proteína de origen vegetal. Además, la quinoa nos entrega diversos aminoácidos esenciales, carbohidratos complejos de absorción lenta, ácido linoleico y oleico (que son grasas insaturadas) e incluso entrega un gran aporte de vitamina E.

Arroz con leche, quinoa y frutos rojos

Arroz con leche, quinoa y frutos rojos

Nuestra variante al tradicional arroz con leche también contiene especias y aromatizantes, que le dan una base fragante que despierta nuestro paladar y olfato. En este caso la canela, la cáscara de limón rallada y la vainilla unifican de forma delicada esta sencilla preparación e intensifican su sabor. Ahora bien, por ser el arroz con leche, quinoa y frutos rojos una receta bastante fácil de elaborar, no debe descuidarse el uso de ingredientes de comprobada calidad. Ahora, toma nota de la receta.

Ingredientes

1 litro de agua

¾ de taza de arroz -previamente remojado-

1 y ½ taza de leche de almendras –preferiblemente- o de vaca

1/3 taza de miel

1 trozo de corteza de canela

Canela en polvo al gusto

Vainilla al gusto

La ralladura fresca de un limón

1 taza de quinoa –previamente cocida-

1 pizca de sal

2 tazas de frutos rojos mixtos –fresas, frambuesas, arándanos, cerezas y similares-

Proceso de elaboración

  1. En un tupper resistente al calor agrega el arroz y agua caliente que lo cubra, deja reposar por 20 minutos y transcurrido el tiempo escurre completamente.
  2. Mientras el arroz se remoja, coloca la quinoa en un colador y lávala con abundante agua fresca bajo el grifo. Este proceso de lavado debe repetirse cuantas veces sea necesario para eliminar completamente la espuma y el sabor amargo que se genera debido a la saponina; luego, escurre completamente la quinoa.
  3. Seguidamente, coloca en una olla 1 taza y ½ de agua y cocina la quinoa a fuego medio por 15 minutos o hasta que esté suave.
  4. En otra olla agrega el litro de agua, la corteza de canela, la pizca de sal y el arroz escurrido, cocina por 20 minutos o hasta que el arroz esté suave.
  5. Agrega la leche de almendras o de vaca, la quinoa cocida y la miel; remueve delicada y constantemente la preparación para integrar todo y mantén la temperatura de cocción a fuego medio.
  6. En este punto, adiciona la ralladura de la piel de un limón y la vainilla al gusto.
  7. Remueve con frecuencia para que el arroz con leche y quinoa no se pegue.

Cuando la preparación tenga una textura cremosa y aún caldosa apaga, retira el trozo de canela y sirve las porciones en bonitas dulceras o vasitos de vidrio. Si es tu gusto, déjalos enfriar y luego refrigera por mínimo 1 hora.

Al momento de degustar el postre desinfecta los frutos rojos de forma adecuada y luego córtalos en trozos. Agrega trozos de frutos en los vasitos y espolvorea con canela en polvo al gusto. Otra opción es degustar este delicioso arroz con leche, quinoa y frutos rojos caliente o tibio.

¿Te ha gustado? Tu opinión es importante para nosotros

¡Haz clic en los corazones!

Puntuación 3.3 / 5. Votos Totales: 6

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario