Pechugas rebozadas de quinoa al horno

5
(1)

¿Se puede comer rico sin ser un experto en la cocina? Si buscas una opción saludable para un almuerzo o cena rápida y deliciosa, las pechugas rebozadas de quinoa al horno serán el plato ideal, despertarán todos tus sentidos, ya que esta sabrosa combinación además de dejarte satisfecho, aportará una gran cantidad de proteínas y minerales a tu cuerpo.

pechugas rebozadas de quinoa

Receta de pechugas rebozadas de quinoa al horno

Para los fans de la quinoa, este súper dueto que hará con la pechuga de pollo será un alimento que ofrecerá a todos los comensales una experiencia especial que disfrutarán al máximo.

Ingredientes

2 tazas de quinoa

2 pechugas de pollo deshuesada y sin piel. Si desean comer más de dos personas se recomiendan 3 pechugas.

1 taza de yogurt griego natural

2 cucharadas de miel

3 cucharadas de mostaza

2 cucharadas de sal y pimienta negra

Preparación

  1. Lava con abundante agua la quinoa, luego ponla a cocer con 4 tazas de agua por unos 20 minutos.
  2. Precalienta el horno a 200 grados centígrados, mientras colocas la quinoa extendida en la bandeja del horno. Déjala por unos 25 minutos y notarás que se pondrá dorada, crujiente y desprenderá un aroma a frutos secos, similar al de almendra. Colócala afuera por unos 10 minutos para que se enfrié con la temperatura ambiente y no pierda la textura.
  3.  Toma las pechugas de pollo, cúbrelas con la sal, pimienta y la mostaza. Reboza la proteína con la quinoa crujiente abarcando toda la presa. Colócalas sobre las rejillas del horno.
  4. Sube la temperatura del horno a 220 grados centígrados y deja que las pechugas se cocinen por unos 20 minutos.
  5. En un tazón pequeño mezcla el yogurt, la miel y un poco de mostaza. Esta salsa será ideal para bañar el pollo en cada mordisco.

Presentación

Para darle un toque fresco y ligero al plato, puedes acompañar las pechugas con cualquiera de tus ensaladas favoritas. Si por el contrario quieres un plato más divertido, pero manteniéndolo saludable, puedes preparar unas papas en el air fryen (freidora de aire) y tus invitados o los pequeños de la casa quedarán fascinados.

Saborearás unas ricas pechugas crujientes por fuera y jugosas por dentro y lo mejor  es que todos quedarán completamente satisfechos. Como puedes darte cuenta sí es posible comer súper rico sin que seas todo un chef y es un platillo que puedes compartir con un grupo pequeño o gran cantidad de personas.

¿Te ha gustado? Tu opinión es importante para nosotros

¡Haz clic en los corazones!

Puntuación 5 / 5. Votos Totales: 1

Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario